3.21.2006

Con vampiros sigo...

No es por ningunear a los compañeros pero yo voy a por el príncipe de las tinieblas... Vlad...

Por fin he acabado La historiadora, sí está bien y todo. Y el libro me ha dejado una conclusión amarga (todo se vuelve amargo últimamente): Qué hijoputas, la que le han líado a Drácula cuando él sólo buscaba.... UN BIBLIOTECARIO.

Sí, amigos y enemigos, sé que nos leeís, Drácula sólo quería un bibliotecario pero todo imbécil tiene su merecido. Normal que le claven la esclava, hasta el fondo apretaría yo. Eso le pasa por andar buscando bibliotecarios donde no los hay, o sea, entre los historiadores...

Qué fácil hubiera sido para Vlad acercarse a la EUBD y poner un cartel del tipo:

"Príncipe valaco busca bibliotecario/documentalista para organización de biblioteca de fondo histórico, culto, con conocimientos en lenguas antiguas (si no los tiene, tendrá toda la eternidad para aprenderlos), con ganas de adherirse al mal...

A cambio ofrece: alojamiento infinito, rica biblioteca con posibiblidades de seguir aumentando, vida eterna tras su conversión en un No Muerto...."

Y el imbécil, repito, hubiera tenido decenas de candidatos vampíricos que darían su vida por él y la biblioteca, pero buscó en el lugar equivocado.

NUEVO ANUNCIO DE TEXCATL:

Los jefes de sección de electrodomésticos hombres quedan salvados en mi lista. Todo sea por un abrazo a tiempo.

3 comentarios:

Taliban dijo...

Muy buena, y acertada como siempre, tu conclusión sobre Drácula, Texcatl. Que manera más correcta de sintetizar el libro, que, por otra parte, deja mucho que desear...

ruchy dijo...

jsjsj poosi..a mi el libro me entretuvo bastante me gustó aunq a veces era predecible..tenia su aquel si quereis leer otro libro de dracula leed los de escritores rumanos.. es una forma diferente de ver un mito..o una realidad..

texcatl dijo...

Ruchy, ¿no te hubieras brindado a dejar tu posición semi burguesa a cambio de ser una No Muerta para siempre jamás?

EDICTO:

1. Buenafuente pasa a vivir a la Casa de la Bibliotecaria. Dos ataques de risa consecutivos en la fría noche de la diosecilla le hacen merecedor del puesto de Bufón de la Diosecilla.

2. Os voy a seguir descerrajando libros, que lo sepaís.